Blog de carácter "absolutamente personal", así que lo que aquí publico no tiene que coincidir con la opinión de las empresas para las que trabajo o con las que colaboro

viernes, 28 de enero de 2011

La primera vez que un gobierno decide silenciar Internet en todo un país

Esta mañana me enteraba en twitter (vía @josevalles49) que Egipto había cortado gran parte de Internet. En una primera lectura creí que era lo que venía suceciendo cada vez que se produce una revuelta en un país no-democrático: corte en Facebook, Twitter, Gmail, ... e incluso servicios móviles y de SMS. Pero no, esta vez era distinto, hemos asistido a una decisión de todo un estado de poner el "pause" en la vida digital de sus ciudadanos (para evitar que pudiesen comunicarse y organizaran acciones de protesta).
Se trata de la censura más eficaz en estos tiempos, como comentan en El País, y una demostración más de los peligros de tutorizar tanto Internet, cada vez más la base de nuestras comunicaciones personales.

lunes, 3 de enero de 2011

Las “Nubes” se dispersan

Durante el resumen de lo ocurrido en el ya “año pasado”  os adelanté que me gusta ser optimista cuando se trata de predicciones, de ahí el título que he elegido para lanzar mis cuatro augurios para los próximos doce meses.

Hoy en día me parece gracioso que se hable de los “internautas” como si eso delimitara a un colectivo. Hoy en día prácticamente todos los ciudadanos usan Internet, tal vez con la excepción de las personas que por su edad han considerado mejor pedir a los nietos que le compren los billetes de avión o le consulten la programación de conciertos (pero hasta ellos se convierten de esa forma indirecta en usuarios). Es lo mismo que “teleespectadores”, en un momento u otro todos lo somos, así que la palabra no delimita un grupo, únicamente lo describe durante una acción.

Me preguntarás que a qué viene todo esto, pues porque el concepto “Cloud Computing” en el mundo empresarial cada vez tendrá fronteras más difíciles de delimitar, hasta tal punto que todas las TI (Tecnologías de la Información) serán de un modo u otro “Cloud”, así que probablemente veremos que el término (que no el modelo de servicio) vaya reduciendo su presencia en los titulares.

La seguridad dejará de ser una excusa

Una de los grandes argumentos que nos han acompañado estos últimos años para ralentizar o evitar la adopción Cloud han sido las dudas que se plantean sobre su seguridad, y también incluso con mayor relevancia, la interpretación de la regulación legal del tratamiento de datos según la siguiente triada: ubicación geográfica de la información, localización de la empresa y domicilio del propio usuario.

Pues en 2011 cambiaremos estas dudas supuestamente bloqueantes por un debate y análisis constructivo sobre las distintas soluciones existentes-y las que se irán conociendo-, que ofrecerán mejoras y alternativas para conseguir cada vez una mayor seguridad (tanto lógica como jurídica).

Lo importante será la flexibilidad (¡no el precio!)
La reducción de costes ha sido el supuesto “factor más relevante” para que una empresa se decidiese a migrar sus sistemas a un entorno “Cloud”. Pero en realidad, una vez que los proveedores han realizado un gran esfuerzo en optimizar sus costes para ofrecer unos servicios con unos precios atractivos, y si de verdad nos creemos que han adquirido con nosotros el compromiso inequívoco de que harán que esos precios vayan bajando de forma progresiva e indefinida, cuando consigan ser más eficientes y hagan efectivas las reglas de las economías de escala, llegaremos a comprender que la verdadera razón para cambiar no estaba en el elemento precio (sin duda muy importante), sino en la flexibilidad (o la agilidad, como podemos leer en Nubeblog) que esta forma de consumir sistemas -principalmente computación y alojamiento-, nos está ofreciendo.

Hoy en día hay que responder con rapidez tanto a los movimientos de la competencia como al propio desarrollo de negocio, por eso la flexibilidad pasará a ser el elemento que realmente más se valore (y lo que determinará la preferencia de un cliente a la hora de elegir por uno u otro proveedor),

Dejaremos de hablar de distintos tipos de “Cloud”
El concepto “Cloud Privada” casi desaparecerá puesto que pasará a ser considerada una forma de optimizar la gestión de las TI propias. Su adopción será generalizada para las empresas de nueva constitución que opten por disponer de sus propios centro de datos y progresivo en el caso de las existentes. Competirá con otros modelos de búsqueda de eficiencias, como el clásico del Outsourcing tecnológico (con el que a veces habrá claros solapes, ya una de las formas del Outsourcer de reducir costes –y por tanto incrementar sus beneficios- será patrocinando e incluso subvencionando el cambio a este modelo).
La “Cloud Pública” mantendrá su vigencia, si bien es posible que finalmente pierda el calificativo que lo matiza y venga a ser la “Cloud” (igual que en muchos casos ya ha perdido el “Computing” que le acompañaba, en parte porque además de computación el mayor éxito del modelo como servicio está siendo en los que ofrecen almacenamiento).
También puede ocurrir, debido a esa tendencia a que todo sea Cloud, que simplemente pasemos a hablar de TI Internas o Externas, dónde lo diferencial estaría en si la responsabilidad de la gestión del Software/Hardware al que nos refiramos esté dentro de nuestra empresa o en manos de un tercero.


Si la tarifa plana de datos pasa a ser historia

Algo de lo que se habla y mucho es que tal vez el modelo de banda ancha con tarifa plana esté llegando a su fin. Sin entrar en el fondo del asunto, su posible idoneidad o la repercusión que en los hábitos de los usuarios finales esto puede suponer, sólo quiero dejar aquí citados varios puntos críticos en que se vería afectado un proveedor de servicios Cloud, por la exigencia permanente de que estén accesibles de forma ubicua:

  • Certificados de buen uso de la transferencia de datos. Puesto que el envío/recepción de datos supondría un coste variable y relevante, la optimización en el trasiego de los mismos recuperaría su valor diferencial entre dos servicios que sean funcionalmente similares, así que veremos cosas como “Este servicio de almacenamiento en red tiene el certificado de uso responsable de la banda ancha”
  • Garantías de consumo máximo de datos. Probablemente en juegos, mensajerías, correos, … veamos garantías del tipo “Esta aplicación nunca consumirá más de 30 Mb al mes”
  • Contadores en tiempo real. Pues si me van a cobrar por el tráfico, tengo que tener facilidades para saber cuánto llevo consumido (eso quedará del lado del operador) y en qué medida es responsable cada servicio o aplicación.

Los proveedores Cloud tendrán servicios especializados según desde dónde y mediante qué sean consumidos. No será lo mismo el servicio de correo desde un PCADSL que cuando lo hace por 3G, muy diferente a cuando sea consultado por un dispositivo móvil y con peculiaridades si lo hace por GPRS o Wifi (por los distintos costes de datos desde cada tipo de conexión y para ayudar a los desarrolladores en los distintos entornos). La especialización más necesaria y con mayor potencial será la de “Mobile Cloud”, como los movimientos en este sentido de AWS.