Blog de carácter "absolutamente personal", así que lo que aquí publico no tiene que coincidir con la opinión de las empresas para las que trabajo o con las que colaboro

sábado, 3 de julio de 2010

El servicio de voz de Google, ahora más disponible

Google Voice es un servicio bien conocido. La gran novedad que presenta ahora es que deja de estar disponible sólo por invitación y se abre a cualquier ciudadano norteamericano. Si durante este periodo restringido ha alcanzado a un millón de usuarios activos, esa nueva situación podría generarle un crecimiento enorme de su base de clientes.

Si bien este procedimiento es habitual en Google (se crea el producto, se genera mucha expectación dejando probar a sólo unos pocos, se va madurando gracias a ese grupo de gratuito de “probadores”,  y luego se abre al público en general), no siempre tiene los mismos resultados. Muchos recordamos como Google Wave, llamado a revolucionar las comunicaciones, ha sufrido uno de los mayores casos de estancamiento en esa última fase, (si bien se siguen observando movimientos para intentar “resucitarlo”).

Como ya sabes se trata de un servicio web de telefonía, su apariencia es parecida a la de GMail, y entre sus servicios más populares: transcripción de mensajes dejados en tu buzón de voz par que puedas leerlos, listas de números que quieres bloquear para que no puedan contactar contigo, conferencias, … Durante este tiempo de uso restringido ha añadido funciones para su uso nativo en móviles Android o Blackberry, así como plug-ins para navegadores, y la creación de una verdadera plataforma de “inbox unificado”, con la gestión de SMS desde GMail. Con la adquisición de Gizmo5 encontraba la pieza para poder ofrecer emisión y finalización de llamadas IP (parecido a la proporcionada por Skype). En ciertos aspectos no se trata de algo totalmente novedoso, BT con Ribbit Mobile o fonYou en España ofrecen funcionalidad parecida: pero cuando Google hace una anuncio, los usuarios de Internet suelen reaccionar apuntándose y probando en un gran número.

¿Y las empresas?
Muchísimos usuarios de Internet probarán el servicio de Google, eso es seguro. Pero el mundo empresarial se mueve a otro ritmo y sobre premisas bien distintas. Es cierto que Google ha conseguido un número nada despreciable de empresas que utilizan su software “cloud”: Google App, la versión empresarial de GMail, Calendar y Google Docs, y que con bastante probabilidad este nuevo servicio acabe formando parte de esa misma suite, pero eso no asegura su uso.

Cuando una empresa se lanza a usar este tipo de servicios desde la Red, lo hace porque no quiere asumir la inversión de una solución en propiedad, quiere que alguien mantenga actualizado el servicio, que tenga una gran disponibilidad y fiabilidad, y sea barato. A cambio tiene que autoconvencerse que son seguros y que no necesita la funcionalidad de otras soluciones más completas que necesitaría infraestructura on-premise (p.ej. Microsoft Office).

También en este caso, como ya hace con la versión empresarial de Google Apps, necesitará recurrir a colaboradores cercanos a las empresas, que sepan de comunicaciones en este sector y les ayuden a migrar y sacar el mayor partido

Si la historia sirve de referencia, la penetración en empresas será lenta, y comenzará por los que buscan un gran ahorro en costes. El servicio, con la llegada del público masivo, sufrirá sus primeros problemas (en rendimiento, usabilidad y parámetros de seguridad), y su resolución será necesaria para poder presentarlo al público empresarial, mucho más exigente. Seguro que también veremos la apertura a terceros, para que puedan extender el núcleo de la solución generando funcionalidad más específica.

Está claro que si este es el camino trazado por Google para este servicio, hemos asistido a un paso muy importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente. Puedes comentar anónimamente, pero por favor, nada de insultar o descalificar.