Blog de carácter "absolutamente personal", así que lo que aquí publico no tiene que coincidir con la opinión de las empresas para las que trabajo o con las que colaboro

lunes, 11 de enero de 2010

¿El futuro del móvil pasa por las Operadoras?

Cuando los terminales no tenían ni tan siquiera una tarjeta SIM (¿os acordáis de MoviLine y sus "ladrillos" portátiles?), estaba clarísimo para lo que servía un móvil: para hablar con otras personas. Fue en 1990  cuando apareció este primer servicio móvil destinado al público masivo y  pocos pensaban en que tuviese más posibilidades.

La llegada del GSM  en 1995 trajo una funcionalidad que se hizo extremadamente popular en poco tiempo, los mensajes cortos o SMS . Así que, se podía pensar que el teléfono móvil podría servir para algo más que la voz. Os dejo un video promocional de Movistar con el que informaban en aquellos primeros momentos a sus clientes. Hoy suena muy antiguo, y está narrado de forma un tanto aburrida. Lo único divertido es escuchar con que rotundidad y empaque se anunciaban cosas que hoy nos resultan triviales "ud. podrá enviar y recibir mensajes desde su terminal ... aunque su teléfono esté ocupado" (en aquel entonces nos parecía muy sofisticado).


Las promesas que se relacionaban fundamentalmente con la tecnología UMTS llevó a las operadoras a inversiones millonarias que mayoritariamente acabaron perdiendo. Era un momento dulce en que los nuevos servicios móviles -que aún no existían- se nos contaban con todo lujo de detalles, superando en complejidad a muchas novelas futurista  que se podían leer en aquel momento. Muchas de esas funcionalidades hoy en día siguen sin haber llegado y otras no parece probable que se vayan a desarrollar por ese camino (¿pagar el autobús con bluetooth?). Este video muestra y nos permite visualizar "lo que parecía que se avecinaba"). Eran finales de los 90's.


Pero en algún momento algo pasó. Las operadoras habían controlado los servicios móviles durante toda la cadena. Nada ocurría en sus redes sin que intervinieran y obtuvieran un rédito (juegos, tonos, transmisión de datos, servicios especiales, ...) Y de pronto, en 2009, en mi flamante smartphone puedo comprar aplicaciones que me llevan por la mejor ruta (directamente a la App Store del fabricante del terminal), comprar entradas de cine navegando por WiFI, poner de tono de llamada una canción comprada en una página web.
¿En qué momento crees que las operadoras perdieron el control del móvil? ¿Piensas que lo volverán a retomar? (Oye, que no valoro si ha sido bueno que las cosas hayan sucedido así, si habría mejores maneras ... sólo se trata de intentar hacer un "análisis forense").

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente. Puedes comentar anónimamente, pero por favor, nada de insultar o descalificar.