Blog de carácter "absolutamente personal", así que lo que aquí publico no tiene que coincidir con la opinión de las empresas para las que trabajo o con las que colaboro

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Y "la nube" cubrió todo el horizonte

Ante este titular los lectores que no hayan seguido la actualidad de las Tecnologías de la Información (TI) -ya sean orientadas a gran público como destinadas al sector empresarial- pueden haberse hecho una idea equivocada y haber pensado que les íbamos a hablar de los oscuros presagios que sobrevuelan la economía mundial en general, o las oscuras predicciones que se vierten con cierta periodicidad sobre la situación concreta de España. Nada más lejos de nuestra intención.
Vamos a hablar de lo que ha ocurrido en 2009 en el aspecto “periodístico”, y es ahí dónde el cielo se ha cubierto con una de las tendencias más prometedoras y que ya todos conocemos como "Cloud computing" o "computación en la nube". A los operadores de telecomunicacionesles  resulta especialmente prometedora puesto que nos puede servir de “recambio”. Ya empezamos a ver el agotamiento de caladeros ya conocidos (como la Bancha Ancha fija y la voz móvil) e incluso hay que tener alternativas para algunas que aún están en ciclo expansivo (como la Banda Ancha móvil). Gracias a este término hemos visto cómo materializar una visión que muchas veces hemos compartido con nuestros clientes: “el ordenador es la red”.
Hemos visto como en estos momentos de restricción financiera, este concepto ha sido capaz de atraer grandes inversiones. La promesa: ofrecer grandes ventajas que acaben favoreciendo la innovación y los nuevos modelos económicos. No vamos a explicar aquí en qué consiste este concepto ni cuáles son sus diferencias con el hosting o la virtualización, os remitimos a una búsqueda en Internet o al artículo “Lost in the cloud”, de la Revista Pulso.
Como no nos gusta dejarnos impresionar por las palabras de moda, vamos a poner primero algo de perspectiva. Como todavía es algo prematuro para hablar de cifras, vamos a ayudarno de  la información de uno de los grandes acaparadores del saber colectivo en Internet, y así intentar dimensionar el fenómeno. Además vamos a compararlo con dos de los términos que han venido siendo la bandera de la modernidad de las TI en los últimos tiempos: el SOA (Service Oriented Architecture) que sigue siendo el paradigma vivo más influyente para reordenar la informática de cualquier empresa y el Software as a Service (SaaS, Software como Servicio) que son las aplicaciones informáticas que un proveedor ofrece desde sus centros de datos para que sencillamente las podamos utilizar.
Veamos en el contexto mundial de los últimos años la evolución de estos tres términos (por cierto, que SaaS y Cloud Computing es previsible que acaben siendo términos totalmente correlacionados, puesto que técnicamente tienden a eso).

Las búsquedas en Internet: un buen indicador

Vamos a utilizar una herramienta pública, gratuita y totalmente operada en cloud: Google Trends. Facilita información sobre los términos que los internautas están usando en su motor de búsquedas desde 2004 e incluso permite comparar unos con otros para ver la evolución de las tendencias. En ningún caso facilita el número absoluto de búsquedas.     

Google Trends: Búsquedas en todo el mundo durante los últimos años de SOA, SaaS y Cloud Computing.

Como podéis ver la tendencia de ascenso del "Cloud Computing" es elevadísima, mientras que SOA y SaaS parecen haber alcanzado su techo. Eso sí, aún el volumen neto de búsquedas de SOA es nueve veces superior a Cloud, y SaaS lo es en más de cinco veces.    
cloud computing 

1.00
Saas 

5.40
soa 

9.00
      




Google Trends: Búsquedas sólo en Estados Unidos durante los últimos años de SOA, SaaS y Cloud Computing.

Una gráfica muy distinta vemos si nos fijamos exclusivamente en el tráfico que se origina en Estados Unidos, dónde el volumen neto ya es equivalente entre SaaS y  "Cloud Computing", y dónde el término SOA sólo está cuatro veces por encima de ambos. Pero la curva que marca la tendencia no deja dudas. Si a eso le sumamos que que ya sabemos que el marketing norteamericano en TI suele ser muy influyente en el resto de países, no es difícil deducir que el próximo también será un año “Cloud”. 


cloud computing 

1.00
saas 

1.00
soa 

4.25
  
  


Principales noticias relacionadas

Y una vez aclarado que estamos frente algo que es notablemente relevante en el ámbito tecnológico (además de una gran oportunidad de negocio para nosotros como operador) sólo finalizar mencionando alguna de las noticias que hemos podido leer en sobre los que se están posicionando como principales players:  
- [Diciembre] Microsoft lanza comercialmente su plataforma de ejecución en Red
La apuesta se llama “Azure” y aunque lleva más de un año en funcionamiento en pruebas, con el comienzo del próximo año tendrá que demostrar su robustez.
- [Noviembre] Salesforce.com cambia el paso y ahora se centra en el Cloud
Durante su última conferencia para desarrolladores lo dejó bien claro. Esta empresa, sinónimo y principal caso de éxito del SaaS, ahora quiere que se ejecuten más aplicaciones sobre su plataforma.
- [Noviembre] IBM es un Big Cloud Player
Su propuesta cubre todas las opciones, pero donde juega con ventaja es en la creación de “nubes privadas” sobre sus robustas infraestructuras.

- [Octubre] Grandes Empresas y Cloud, cada vez más compatibles
Google consigue grandes referencias usando su ofimática y correo en Cloud.
- [Octubre] Cisco desvela una nueva pieza de su cloud-collaboration
La estrategia de Cisco es llevar a la Red sus productos de colaboración empresarial, ya lo hizo con el popular WebEx y va añadiendo nuevos elementos, en esta ocasión el correo.
- [Septiembre] Amazon se adelanta hablando de “nube privada”
Su liderazgo sigue claro, tanto en su capacidad de imaginar nuevas propuestas como en su ejecución

"The Cloud" Covered The Entire Horizon

Reading this headline, anyone who has not followed recent information technology news –aimed at either the general public or the business sector – might get the wrong idea and think we are talking about the black cloud hanging over the world economy in general, or the ominous predictions that appear with some frequency regarding the situation in Spain.Nothing could be further from the truth.

In fact, we’re going to talk about a journalistic phenomenon in 2009 and one of the most promising trends, which we all know as "Cloud computing". For us at Telefónica, it is especially promising, as it could be just the boost our business needs. Already, we are seeing how some revenue streams, such as fixed broadband and mobile voice, are starting to dry up, and we even have to have alternatives for others that are still expanding (such as mobile broadband). Thanks to this term, we have seen how to materialise a vision which we have often shared with our customers: “the computer is the web”.

We have seen how, in these times of financial restriction, this concept has been capable of attracting large investments. The promise: to offer great advantages that will favour innovation and new economic models. We are not going to explain here what this concept consists of nor how it differs from hosting or virtualisation. For that, I refer you to the Internet, or the article “Lost in the Cloud”, in Revista Pulso
.
But let’s not simply get carried away by the latest buzzword. First, a little perspective. As it’s still premature to talk about figures, we’re going to use the information of one of the greatest repertories of collective knowledge on the Internet, and in that way try to gain some measure of this phenomenon. In addition, we’ll compare it with two of the terms that have been the flagships of modernity in IT in recent times: SOA (Service Oriented Architecture), which remains the most influential paradigm to reorder any company’s computing; and SaaS (Software as a Service), which are the computer applications that a provider offers from its data centres so we can use them easily.

Let’s see the evolution of these three terms worldwide over recent years (by the way, it seems likely that SaaS and Cloud Computing will end up being closely related – or even synonymous - terms, as technically they tend towards that).

Internet searches: a good indicator 
We’re going to use a tool which is public, free and operated entirely in the cloud: Google Trends. It provides information on the terms used by internet users in its search engine since 2004 and it even makes it possible to compare different terms
in order to see how trends have evolved. In no case does it provide the absolute number of searches.

Google Trends: Searches for SOA, SaaS and Cloud Computing throughout the world in recent years.
As you can see, "Cloud Computing" first appeared very recently but it is growing fast, while SOA and SaaS seem to have hit a ceiling. Even so, the net volume of searches for SOA is nine times greater than Cloud, and SaaS is over five times greater.

cloud computing 

1.00
Saas 

5.40
soa 

9.00
      



Google Trends: Searches for SOA, SaaS and Cloud Computing only in the United States in recent years.
Our graph looks very different if we focus exclusively on traffic originating in the United States, where the net volume is already the same for SaaS and "Cloud Computing", and the term SOA is only four times more frequent than them. But the curve that indicates the trend leaves no room for doubt. If to this we add the fact that US marketing in information technologies is very influential in the rest of the world, it is not difficult to deduce that next year will be the year of the “Cloud”.

cloud computing 

1.00
saas 

1.00
soa 

4.25
  
  

Main related news
Now, having clarified that the idea of the ‘cloud’ is particularly relevant in the sphere of technology (as well as being a great business opportunity for us as an operator), I want to end by mentioning some of the article published in eKiss on the firms that are positioning themselves as the main players:

- [December] Microsoft commercially launches its online applications platform.
It’s called “Azure” and though it has been operating on a trial basis for over a year, with the start of next year it will have to demonstrate its robustness.

- [November] Salesforce.com switches strategy to focus on the Cloud
During its most recent conference for developers, it made it clear. This company, a symbol of success in SaaS, now wants to run more applications on its platform.

- [November] IBM is a Big Cloud Player
Its proposal covers all the options, but its main advantage lies in the creation of “private clouds” on its robust infrastructure.

- [October] Large Companies and Cloud, increasingly compatible
Google captures major references using its email and office applications in the Cloud.

- [October] Cisco unveils another part of its cloud-collaboration
Cisco’s strategy is to put its business collaboration products online. That’s what it did with the popular  WebEx and it is gradually adding new components, on this occasion email.

- [September] Amazon talks about the “private cloud”
Its leadership remains clear, in both its ability to imagine new solutions and in putting these into practice.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Lost In The Cloud (perdidos en "la nube")

He colaborado con varias publicaciones para intentar explicar en diez ideas el concepto de "Cloud", que auna de forma simultánea dos vertientes bien distintas, la tecnológica y la de modelo de negocio.


Fue publicado en varios medios, y si quieres puedes leerlo en Revista Pulso

Como el enlace ha cambiado varias veces, reproduzco aquí el contenido del artículo:

Por Agustí­n Cárdenas Fernández, GERENCIA DE ESTRATEGIA DE TELEFÓNICA

Nuestra sociedad siente la necesidad de concretar la enorme complejidad que suponen las nuevas tecnologías en abstracciones que faciliten su uso y las hagan comprensibles. Internet es una gran nube desde la que ofrecer una gran cantidad de servicios de computación. pulso recoge 10 reflexiones sobre el ‘cloud computing’.
 
Es interesante echar la vista atrás y observar el camino recorrido por cualquier avance hasta llegar a convertirse en algo cotidiano: se produce un descubrimiento —muchas veces por azar—, se busca su aplicación, se experimenta y optimiza y, tras adquirir suficiente nivel industrializado, se pasa a la simplificación de su uso.
Casi por arte de magia los avances se convierten en dominio público y en una pieza que, a su vez, dará lugar al desarrollo de nuevos progresos. Esto es justo lo que está pasando con las TIC que irrumpen en nuestro mundo a pasos agigantados. Y con el cloud computing. ¿Qué es y cuál es su promesa? 10 reflexiones para comprender una nueva forma de ofrecer servicios.

1. La nube o the cloud, un sinónimo de Internet.
El término cloud fue acuñado por las operadoras de telefonía cuando empezaron a canalizar el tráfico de datos mediante redes con carácter, más o menos, público. En aquel momento era necesario un grado de abstracción capaz de ocultar el detalle y la complejidad de la gestión de esas líneas de conexión entre los distintos puntos. Se generalizó su uso de una forma gráfica. Más tarde se extendió esa forma de representación al esquema de interconexión de equipos informáticos. Con la generalización de Internet como red global de conexión de ordenadores mundial, se adoptó esta metáfora para designarla. Se había logrado concretar la complejidad que implica la comunicación y encontrado una tipología de proveedor al que confiarle su funcionamiento. Desde entonces se vería como un servicio.

2. La capacidad de computación como una utility.
Superada la complejidad de la conectividad entre equipos, y gracias a la capilaridad que permite la llegada masiva de la banda ancha de datos fijo y móvil, se empezó a vislumbrar la posibilidad de ofrecer las capacidades TI —las relacionadas con el procesamiento, la memoria y el almacenamiento— de una forma parecida a la que se obtiene la corriente eléctrica; es decir, solo acordando y exigiendo un servicio de calidad sin que el usuario se preocupe de la infraestructura que esté detrás de él.
La industria ofrece hosting virtual, almacenamiento en red o grid computing, entre otros ejemplos de pago por uso de recursos. Actualmente se puede hablar de dos modalidades de cobro: el utility computing —pago por lo realmente utilizado — y el de suscripción —cuota en virtud de unas capacidades contratadas, como una tarifa plana de datos—.

3. ¿Es el cloud computing una moda pasajera?
Los analistas opinan que no es así: Gartner, una de las firmas líderes en investigación de mercados, pronostica que en cinco años se alcanzarán cifras de negocio mundial cercanas a los 150.000 millones de dólares. Por su parte, IDC indica un crecimiento del 25% en tan solo cinco años, alcanzando el 100% en poco más de 10 años. Con estos números no es de extrañar que las inversiones TI en este nuevo mercado se estén disparando: el cloud computing ha venido para quedarse.

4. Relación de las empresas y las tecnologías.

Los especialistas simplifican, traducen y soportan la complejidad tras la gestión de infraestructuras y plataformas. Las aplicaciones y los procesos resultantes pueden clasificarse en:
a) Los comoditizados, aquellos que la gran mayoría de las organizaciones tienen. Están disponibles y muy probados, y mantenerlos dentro de la empresa supone un gasto que puede llegar a ser innecesario.
b) Los diferenciados. Estos procesos se comparten entre las empresas del mismo sector, mercado, tamaño o localización. Algunos proveedores especializados ofrecen servicios mejores que los de la compañía contratante.
c) Los procesos únicos. Aportan un valor diferencial y único a las empresas. Son estos los que se deben mantener dentro, invirtiendo fuertemente e innovando en ellos lo máximo posible.

5. La decisión.
Quien tenga un nuevo proyecto entre manos —el desarrollo de una aplicación web o un proceso, o la optimización de una área o protocolo existente...— y el deseo de que los futuros usuarios estén satisfechos con él, también dispone de una opción innovadora. Si hasta la fecha se podían ampliar las capacidades del CPD u optimizarlo para liberar recursos, comprar espacio en el data center de un tercero y buscar modelos de alojamiento virtual, a partir de ahora se puede lanzar a la nube y negociar un buen Service Level Agreement (SLA) con el proveedor seleccionado.
A la hora de tomar la decisión de contratar, quizá el uso y el grado de abstracción de esta potente aplicación pueda suscitar incertidumbre sobre el nivel de satisfacción del cliente. Pero ¿realmente este se preocupará sobre dónde está físicamente alojado, el tipo de hardware o el sistema operativo que controlará sus servidores? La respuesta es no. El cliente exigirá eficacia y eficiencia conforme a la política pactada. Eso es todo.

6. La promesa: un CPD auténtico on demand.
El cloud computing permite ofrecer un verdadero centro de proceso de datos (CPD) on demand sobre plataformas multiclientes que sean seguras, flexibles y escalables. Como beneficio inmediato se pueden citar las bajas barreras de entrada: al emplearse infraestructuras compartidas se elimina la necesidad de inversión y se reducen drásticamente los costes de gestión. Pero existen más beneficios:
a) Económicos. Las inversiones en red —hardware, software, soporte y mantenimiento— cambiarán al ajustarse el pago al uso efectivo, lo que supone ahorros en el dimensionamiento estacional —campañas, horas pico...—.
b) Técnicos. La infraestructura adaptada a las necesidades del cliente se pone a su disposición de forma inmediata. Su control y gestión es sencillo: con un navegador web el cliente conseguirá una gran flexibilidad, movilidad, utilidad, estabilidad, capacidad de control y monitorización de la actividad.
c) Operativos. La escalabilidad será automática, casi en tiempo real. La facilidad con la que pueden optimizarse estos entornos centralizados y especializados producirá fuertes mejoras en parámetros de sostenibilidad.

7. Posibles peros y contras.
• Resulta imprescindible estar al tanto de la legislación vigente. El proveedor deberá garantizar, como mínimo, lo que establezca la normativa en el propio país.
• Los errores que se producen entre la capa de software y de servicio se propagan entre todos los usuarios de forma inmediata. Las incidencias técnicas son inevitables pero hay que confiar en que serán solucionados de forma eficiente. No obstante conviene haber negociado previamente algún tipo de penalización que incentive el uso de medidas de apoyo y de prevención.
• Todavía no están claros los migration paths. Surgen dudas en caso de que el proveedor deje de prestar sus servicios. Si el cliente ha de migrar en un corto espacio de tiempo, ¿cómo trasladarse hasta otra nube? ¿Serán las infraestructuras, plataformas y Application Programming Interfaces (API) de servicios compatibles?
• En caso de conflicto es posible que  el proveedor imponga sus condiciones y política interna —tipología de contenidos permitidos y casuística que ocasiona la denegación de servicios por incumplimiento—. Mientras se resuelven los desacuerdos, los fallos y la indisponibilidad cuestan esfuerzo, dinero y reputación a la compañía.

8. ¿Puede una organización tener una nube propia?

Se pueden distinguir varios tipos de nubes según los aspectos de propiedad y gestión.
Nube privada: esta propiedad es idónea si se quiere ganar en agilidad a la hora de poner a disposición de los clientes los nuevos servicios. Se puede optar por nebulizar su CPD, un proyecto de fuerte virtualización.
Nube pública: no se tiene la propiedad ni la gestión que subyace tras el servicio. Desde Internet se pueden ofrecer esas capacidades.
Nube virtual: si desea un servicio como el de la nube privada, pero sin renunciar a los beneficios que supone externalizar la gestión ni al nivel de seguridad y control al que se está familiarizado, lo mejor es una nube pública vía Virtual Private Network (VPN), —nube privada virtual—.

9. Cloud computing en tiempos económicamente difíciles.  
Situaciones como la actual coyuntura invitan a la siguiente reflexión: ¿no sería mejor esperar antes de acometer nuevas aventuras? Ante circunstancias adversas lo prudente es evitar experimentos. La nube solo es recomendable, en estos casos, para aquellos procesos con riesgo controlado o que no están relacionados con el core business.
El cloud computing debe ser parte de una estrategia global de la empresa y su eficacia de implantación dependerá de muchos parámetros como la infraestructura actual y el tamaño de la compañía, el riesgo de las operaciones y procesos, el coste asumible y los requisitos de integración tanto de las aplicaciones como del hardware. Un consejo: integre los procesos comoditizados y la mayoría de los diferenciados en la nube. De este modo se libera gran cantidad de recursos para invertir en los procesos únicos, lo que redunda en la eficiencia de la empresa.

10. ¿Cómo puede Telefónica ayudar a entender las necesidades de una empresa?
Telefónica dedica muchos recursos y energías a probar nuevas tecnologías para poder ofrecer servicios TI desde la red, con la fiabilidad que necesita un gran cliente para cuyo negocio las TIC resultan críticas y esenciales. La relación profesional estrecha y diaria de Telefónica con sus clientes permite a la compañía de telecomunicaciones conocer los procesos, aplicaciones y necesidades de los empleados, clientes y socios del partner. Por ello Telefónica está capacitada para acompañar a sus clientes en el proceso de transformación hacia este nuevo paradigma.
Como especialistas en soluciones personalizadas, como la Red Privada Virtual (VPN), Telefónica se siente capaz de construir y ofrecer un concepto atractivo y útil para la organización de sus clientes que aúne la privacidad y el control que estas requieren con las ventajas de estar soportados y operados en la nube.

viernes, 1 de mayo de 2009

Contactar

Por facilitarme la vida elige el mejor según tus propósitos ... pero vamos ¡¡recuerda que al otro lado siempre estoy yo!!

Sobre el autor

De momento, te dejo este enlace:

martes, 24 de marzo de 2009

Ciudadanos uberlinked[1]

Me he propuesto describir hoy lo que, desde una empresa tecnológica, pensamos que bien podría pasarle a cualquier ciudadano de una gran urbe dentro de 25 años, se trata de todo un nativo digital[2] -lo que no le va impedir poder tener un mal día-. Lo acompañaremos durante unas pocas horas, suficientes para que podáis haceros una idea de los muchos y grandes cambios a los que asistiremos: la persona será y se sentirá el centro de la comunicación, su dispositivo móvil se convertirá en un verdadero apéndice digital, los contenidos estarán siempre disponibles para ser utilizados, y aparecerán nuevos interlocutores (desde electrodomésticos hasta infraestructura urbana).

Me acabo de despertar con la música de un dúo británico que tuvo gran popularidad en los 80’s; los he reconocido de inmediato porque fui yo quien configuró el despertador, la selección concreta de cada día –eso sí- se realiza según una serie de parámetros saludables. Se ocupa mi asistente virtual, HomeMatic[3], y ha decidido que sin algo de ritmo no iba a conseguir que me levantase hoy. Como no estoy durmiendo bien últimamente se lo ha comentado a mi médico y han programado una teleconsulta para el martes, ¡ya veremos!

Me apetece un Coffee Caramel Machiato, HomeMatic es capaz de detectar mi tono de solicitud y pone en marcha la cafetera, los detalles ya los conoce, así que lo termina de completar: sin azúcar, doble de caramelo y una pizca de canela.

Desayuno sobre mi mesa de despacho virtual, junto a la taza del café aparece un círculo con número de calorías y una nota del doctor (me recomienda reducir la cafeína diaria), me muestra unos iconos sobre la superficie:

·       Presencia, comunidades y agenda.
·       Mi oficina.
·       Información de mi entorno.

·       Mis noticias, ocio y entretenimiento.
·       Las tareas domésticas.
·       Gestionar servicios.

·       Mi Administración Pública.
·       Emergencias.

Selecciono el primero de ellos, y tras validar mi disponibilidad tanto para Trabajo como para Personal, me muestra las citas, actividades y todas las acciones de comunicación de mi entorno social y laboral. Parece que será otro día más sin respiro; videoconferencias, revisión colaborativa de propuestas de proveedores, validar la lista de la compra pre-elaborada (parece que queda leche y yogures sólo para dos días), una reunión física con un cliente a media mañana, revisar mi declaración anual de actividades profesionales –la Administración me avisó a mi y a mi gestor, y éste me invita a trabajar sobre una propuesta-, no he valorado la película que vi ayer,… ¿Habrá tiempo para todo? Abro Mi oficina y me dan la bienvenida al entorno corporativo. Solicito un informe sobre el cliente que visitaré, pulso Gestionar Servicios y los iconos sufren un movimiento de desplazamiento para ofrecerme:

·       Comida.
·       Ropa y Hogar.
·       Salud, higiene y belleza.
·       Tecnología.
·       Transporte

Una vez elegido este último, selecciono Alquiler de Coche y le suelto la cita que he arrastrado desde la agenda. HomeMatic contacta con los proveedores, sabe mis preferencias así que selecciona la mejor propuesta y me indica la plaza de parking donde estará aparcado, precio estimado (según  tiempo y distancia prevista) y me da la llave digital; arrastro la llave hasta el móvil y los datos hasta mi agenda.

Llega la hora de salir, transfiero Mi oficina hasta el móvil, y cuando voy a salir del edificio se cae del bolsillo del abrigo, no supera el golpe y se resquebraja el cristal de la pantalla. “Tendré que pasar por alguna tienda a comprar otro”, busco una Cabina Avanzada; indico mi proveedor, usuario y me valido, tras eso me muestra mis contactos y redes sociales. Me conecto a mi grupo favorito con intereses tecnológicos, y pregunto qué terminal recomiendan, recibo varias alternativas (me fío de la propuesta del que tiene mejor reputación digital).

En el Movistar Shop Center voy a la mesa de "Reponer Móvil":
- Comprueban mi identidad por mi IIC [4](International Identity Card).
- Como es una cuenta profesional, pide autorización electrónica a mi empresa y me indica la lista de terminales disponibles –según los parámetros que ha recibido-.
- En la pantalla que está sobre el mostrador, empiezo a ver una serie de mensajes promocionales personalizados, alguno me interesa (pulso e indico que me los remitan para revisarlos más tarde).
- Elijo y una vez tengo el móvil, entre las opciones que me ofrece le digo que quiero Recovery&Go de MoviStar, sitúo encima mi IIC y firmo digitalmente: el nuevo terminal queda enlazado (mis contactos, mis citas, mis tarjetas, mis credenciales, Mi oficina,... todo está en su sitio). Consulto la agenda y voy a por el coche.

Acerco el móvil a la puerta y el sonido del click me da la bienvenida. Me ofrece calcular la ruta hasta el destino, toma los datos de mi agenda: llevará 5 minutos de conducción manual y 15 minutos de asistida. El sistema de audio ofrece la posibilidad de conectarme a los sistemas de música en línea, me valido y ahí tengo toda mi discografía. Autorizo la puesta en marcha del vehículo y hasta el primer anillo urbano conduciré yo. Durante el trayecto, el coche detecta una zona deslizante en la calzada, pero no consigue esquivarla y me golpeo con las protecciones exteriores, el coche informa a las autoridades (recibo un agradecimiento; en 10 minutos llegará el equipo de limpieza y además informarán a todos los coches de la vía que tengan previsto pasar por ese punto tanto de la mancha como de mi presencia en el lateral), el coche decide que no es seguro que continuemos y envía las coordenadas para que me envíen un vehículo de reposición.

Para preparar la reunión, mientras espero, pido al sistema del coche que me lea el informe sobre el cliente, y mientras tanto, aprovecho para actualizar mi estado en la red (“de visita a un cliente, he tenido un accidente sin importancia”), y contestar a algunas propuestas que me han enviado para hacer durante el fin de semana. Me suscribo a la que me parece más interesante, pero ya está aquí el nuevo vehículo, me cambio y al entrar, continúa la lectura del informe […]

[1] Uberlinked: súper-enlazado (über es un prefijo que procede del alemán y significa “súper”, linked es del inglés y significa enlazado).
[2] Nativo digital: Término acuñado por el escritor Marc Prensky para definir a los nacidos cuando ya son comunes los ordenadores, móviles, mp3, etc.
[3] HomeMatic: Nombre ficticio que utilizaremos para referirnos al sistema central de la domótica de un hogar.
[4] IIC: Sería la evolución del pasaporte en el mundo digital.